La experiencia Bulleit Frontier Whiskey

Posted on Ciudad 3 min leyendo 496 Vistas

La histórica destilería Stitzel-Weeler se fundó en 1935 y cerró sus puertas en 1972 vendiendo antes a otras empresas como Heaven Hill y Buffalo Trace, varias de las prestigiosas marcas que allí se producían. La Stitzel-Weeler Distilling company surgió de la fusión de W.L Weeler & Sons y A.Ph Stitzel Distilling, ambas compañías permanecieron abiertas durante la prohibición, vendiendo alcohol para fines medicinales. Después de que Farnsley, Stiztel y Van Winkle fallecieran respectivamente, las operaciones pasaron al hijo de este último, Julian Van Winkle.

En junio de 1972  la empresa es vendida a Norton-Simon. En 2014 y después de una enorme inversión, Diageo reabre las instalaciones.y desde ese año se convierte en sede del “Bulleit Frontier Whiskey Experience”dentro del conocido “Bourbon trail” ó ruta del Bourbon.

La destilería Stitzel-Weller fue construida por Julian “Pappy” Van Winkle, Sr. junto con Alex T. Farnsley y Arthur Phillip Stitzel. Se hizo popularmente conocida como Old Fitzgerald Distillery,

La ultima destilería que visité  antes de partir a Tennessee con Alejo, compañero de viaje del bourbon tour en 2016, fue Bulleit bourbon. David González, Brand Ambassador de la marca y amigo en común, gentilmente movió los hilos necesarios para que en su día libre, Sylvia Holden nos recibiera con una enorme sonrisa para llenaros de conocimiento. Ubicada en Shively, un suburbio de Louisveille y a tan solo 20 minutos en auto desde nuestro hotel, se encontraba la histórica destilería Stitzel-Weeler.

El 19 de Julio cuando visitamos la destilería, Bulleit compraba whiskey en otras destilerías, lo añejaba, mezclaba y embotellaba con un amplio margen de beneficio y con el objetivo de  construir su propia destilería con una inversión de más de 100 millones de dólares. Para aquella fecha, ya tenían acabados 3 almacenes de maduración en una de las cuales ya habían 55 mil barricas. La idea era comenzar a destilar a principios del 2018 utilizando un alambique de cobre que podría producir sobre los 1,900 litros por hora de alcohol, previo desembolso de los 1.4 millones de dólares que costó dicha herramienta. Si bien es cierto que en las instalaciones que visitamos se contaba con el equipamiento necesario para destilar, “innovation still”, como lo llamó Sylvia, dicho alambique sólo se usaba para crear nuevas recetas y no para rellenar las botellas del bourbon Bulleit. Este alambique destilaba lotes experimentales de unos 160 litros, que una vez tuvieran luz verde,  se enviaban a Chicago , donde Diageo contaba con una capacidad de producción 5 veces superior a las que vimos en Shively. Si el producto era sostenible, se envía otra vez a Kentucky para su destilación en columna.  

Alambique para realizar nuevos proyectos
El sistema tradicional para apilar las barricas de Bourbon, el “rick”

En 1878, Frederick Stitzel patentó un sistema de estantes de almacenamiento escalonado para barriles que permitía una mayor circulación de aire alrededor de los mismo, facilitando su movimiento. Es así como nace el “ricking system”

No podíamos marcharnos sin probar el whiskey en cuestión y cuando llegamos a la zona de cata, nos pusimos manos a la obra.

El Bulleit bourbon , con un mash bill de 68% de maíz, 28 de centeno  y 4% de cebada malteada, se añeja entre 5 y 7 años. El alto contenido en centeno se hace notar en nariz y en boca. El Bulleit 10 años, mismo mash bill que el Bulleit bourbon pero algo más cremoso y con algo más de textura en boca. Los 10 años de maduración hacen que la madera se haga notar con una presencia mas intensa de vainilla y caramelo.

Ya estábamos preparados para  el Bulleit Barrel Strenght, a 59.5% abv, con un color ámbar más oscuro y sin filtrase por frío. Una vez más, las especias del centeno se hicieron notar, mezclándoselos con notas de tofe, nuez moscada y madera en un final largo y seco. De postre, probamos I.W.Harper Kentucky Straight Bourbon, 15 años, con una graduación de 43% abv y según nos comentaron, fue el primer Bourbon medalla de oro del mundo. El perfil de sabor, orientado a 1850 se componía de  80% de maíz, 12 % de centeno y 8% de cebada malteada. Ataca una nariz muy dulce, pero en boca es más seco y especiado. Muy recomendable.

Las 3 expresiones de Bulleit que probamos durante la Bulleit Frontier Whiskey Experience
Primer bourbon con medalla de oro del mundo

Después de pasar por el gif shop donde compramos alguna botella que otra, nos despedimos de nuestra encantadora guía y pusimos rumbo a nuestra siguiente aventura. Ya en el coche, reflexioné sobre lo que había aprendido y acerca del hecho de que el mismo Bulleit bourbon que había catado momentos antes era producido por otra empresa. En aquel entonces había en torno a 200 marcas de whiskey y menos de 20 destilerías en Kentucky por lo que no era de sorprender que en este caso, el producto final fuera destilado por otra empresa, recurso también utilizado por otras marcas. Mi fascinación no se centró en este último hecho (cada uno que juzgue) sino en la habilidad para crear una marca y para generar recursos que lleven esa marca hasta lo que simboliza hoy día Bulleit. Hay mucho que aprender y no sólo de Bourbon.

Suscríbete para no perder ningún post

Registrate con tu email para recibir novedades y actualizaciones.

Previous
La cena inusual de Hendricks Gin con menú maridaje
La experiencia Bulleit Frontier Whiskey