Hendricks Gin y el viaje a Girvan, Escocia

Posted on Ciudad 1 min leyendo 492 Vistas

Cada viaje tiene un encanto diferente, particular, no hay mejor o peor, solo diferente. Este es un pequeño resumen de mi experiencia a una tierra singular, donde se elabora una ginebra singular, contada a través de su creadora Lesley Gracie

Tradiciion
The bar
Taste
Great service
Lesley taste 2
Food Pairing
Breakfast
Biciclo
botanicos
ABRIR GALERIA
El domingo 21 de Julio de 2019 nos pusimos rumbo a Edimburgo, como broche de oro de una experiencia que había comenzado la noche anterior dentro de la llamada Hendrick´s unusual dinner. Junto a 8 bartenders de diferentes puntos de España y Alejo Saade Uncal, embajador de Hendricks para España, pusimos rumbo hacia la tierra de lo inusual, el origen de Hendrick´s Gin.
Después de una cálida recepción en el aeropuerto por parte de el grandísimo Tim Brand, Ambassador de la destilería, y nuestra Stephanie, Experta Pepinóloga, nos pusimos en marcha.
Montamos en el autobús y pusimos rumbo a The Finnieston, gin bar y restaurante especializado en mariscos. Una gran recepción con Tini Martinis de Hendrick´s (¡cómo no!) y un almuerzo exquisito rodeado de más tinis martinis y muchas risas para aguantar posteriormente los casi 70 minutos que nos tomó llegar al castillo de Blairquhan, nuestra base de operaciones.
Algunos aperitivos para entrar en calor
Recibimiento en The Finnieston

 

“Make a gin that´s made like no other gin, make a gin that taste like no other gin” Lesley Gracie

 

 

 

 

 

 

El castillo tal como está hoy se completó en 1824. Sin embargo, la torre-casa original se erigió en el sitio en 1346 y, notablemente, solo cuatro familias vivieron en la finca desde esa fecha hasta 2012, cuando Ganten Scotland, compró la propiedad.
Blairquhan también fue utilizado como reemplazo del Castillo de Balmoral en la película ganadora del Oscar 2006 “The Queen”, protagonizada por Helen Mirren, y también en muchas otras películas y programas de televisión.

La sensación que tuve cuando crucé las puertas de la muralla que rodeaba a la destilería de Hendrick´s fue la de meterme de cabeza dentro de un cuento o película tipo Harry Potter. Ladrillos oscuros, una gran puerta de madera junto a donde nos esperaba Lesley, la Hendrick´s Master Distiller, con una enorme sonrisa para darnos la bienvenida. Una vez dentro, me quedé observando a mi alrededor la magnífica construcción de hierro y ladrillo, al igual que todos los detalles que giraban en torno al mundo Hendrick´s. Bibliotecas antiguas acristaladas con escaleras móviles, una jaula de pájaros sin pájaros, un gramófono espectacular, una especie de faisán embalsamado y una veintena de otros objetos dignos del universo inusual de este gin escocés.[/bigletter]

 

“Ya había visitado castillos anteriormente, pero reconozco que nunca había estado en uno que estuviera “operativo” y mucho menos me había alojado en uno, por lo que la experiencia fue increíble. Imagináros 10 bartenders con barra libre de Hendrick´s tonic, piano y un jenga gigante…no hace falta decir que la diversión y las risas estaban aseguradas.

Durante un par de días tuvimos el privilegio de conocer la destilería de Hendrick´s gin de mano de su Master distiller, Lesley Gracie, quien dijo una frase que se me quedó grabada en el corazón. Una de esas frases que si la interiorizas te acompañan el resto de tu vida : “ Make a gin that´s make like no other gin, make a gin that taste like no other gin” en pocas palabras, hacer una ginebra que fuera diferente y que supiera diferente a cualquier cosa conocida hasta ese momento, poca cosa…
.[/bigletter]

Hendrick´s distillery
De visita en la destilería de Girvan, me encontré como un niño en una juguetería, mirándolo todo, tocándolo todo, oliendo todo y preguntando todo lo posible siendo consciente de que este tipo de oportunidades son únicas. La experiencia se completó con un minucioso tour por la destilería, una cata de todas las referencias de la marca (incluida alguna sorpresa) visita al laboratorio privado de Lesley, jam session de cocktails entre nosotros mismos en el espectacular bar privado, incluso alguna competición (para no caerse) de biciclo. Sin duda una de las perlas en cuanto a actividades consistió en aprender a reconocer los usos de diferentes plantas y raíces en torno al castillo. La actividad me fascinó, ya que me ayudó a darme cuenta que hay muchísimo más por aprovechar en nuestro entorno, si tuviéramos la capacidad de reconocerlo.

Por las noches siempre de regreso a nuestro castillo para seguir disfrutando entre partidas de jenga gigantes y Herndrick´s tonic, amén de algún mannequin challenge auténtico

Tim en acción
Lesley´s lab
Edinburgh city tour
Después de tanto conocimiento adquirido en la destilería, nuestros anfitriones consideraron oportuno hacer un poco de turismo en la capital de Escocia. Panda & sons y Bramble, estos cocktail bars fueron las opciones para probar sabores nuevos y seguir con los buenos momentos entre amigos. Tengo que aclarar que había varios amantes de la cerveza entre nosotros y realmente haber vuelto a Madrid sin probar una buena pinta habría sido un crimen, por lo que esa parte también quedo cubierta en “The Guilford Arms” diseñada por el arquitecto escocés Robert Macfarlene y fundada en 1896. A eso le llamo yo una pinta con estilo.
Panda & Sons
Panda cocktail

 

Bramble
Tini Martinis at Bramble

Suscríbete para no perder ningún post

Registrate con tu email para recibir novedades y actualizaciones.

Previous
Rabastas capítulo II: Conociendo el Armagnac
Hendricks Gin y el viaje a Girvan, Escocia